Tips for Daily Living

Mensajes clave sobre las terapias complementarias y la EP

Couple hugging while hiking

Las personas con la enfermedad de Parkinson (EP) que buscan aliviar los síntomas a veces exploran terapias complementarias para apoyar los tratamientos tradicionales. Ya sea que empleen la atención plena para ayudar a manejar el dolor o que incorporen la comida como medicina, las estrategias de bienestar complementarias de amplio alcance pueden impulsar el bienestar. Aprenda lo que debe considerar al explorar estas terapias y cómo trabajar con su proveedor de atención médica para obtener resultados óptimos.

Este artículo se basa en Conversaciones sobre terapias complementarias y PD, un webinar de Charlas en Línea con Expertos (Expert Briefings Webinars) de la Parkinson's Foundation que explora tratamientos que a veces se usan junto con la medicina, presentado por Natalie Diaz, MD, Neurología, Centro de Trastornos del Movimiento del Pacífico, Pacific Neuroscience Institute.

Avances en Medicina Integrativa

40%

de personas con Parkinson en los Estados Unidos incorporan terapias complementarias

Hay más de 20 disponibles medicamentos recetados hoy en día para tratar los síntomas de Parkinson. Las terapias complementarias son productos de bienestar suplementarios o estrategias que a veces se utilizan junto con la medicina convencional para aliviar los síntomas no motores del Parkinson, como el estrés, las náuseas o el estreñimiento, o para mejorar el sueño o el bienestar. La investigación muestra que hasta un 40 por ciento de las personas con Parkinson en los Estados Unidos incorporan terapias complementarias en su autocuidado.

La medicina integrativa — donde los proveedores médicos combinan medicamentos tradicionales y terapias complementarias en el cuidado de una persona — también está prosperando. Los médicos y los expertos en salud ahora pueden recibir capacitación certificada mediante becas de medicina integrativa. Un estudio de 2020 encontró que más de un 50 por ciento de los médicos de atención primaria tienen terapias complementarias recomendadas.

Los datos muestran diferencias geográficas en el uso de terapias complementarias. Los estadounidenses tienden a incorporar vitaminas, suplementos dietéticos y hierbas y productos botánicos. Los europeos y escandinavos dependen más de prácticas basadas en el cuerpo, como yoga y el masaje. Los sistemas médicos tradicionales de los países asiáticos y africanos incorporan una combinación de todas estas prácticas.

También hay una brecha socioeconómica en la adopción de terapias complementarias – siendo las personas de mayores ingresos quienes tienden a utilizarlas. Muchos de estos tratamientos pueden ser costosos y rara vez están cubiertos por un seguro.

Tipos de terapias complementarias

  • Ejercicios, como Tai Chi y yoga
  • Vitaminas y suplementos
  • Acupuntura
  • MeditaciónMeditation
  • Alimentos saludables
  • Cannabis medicinal
  • ¡Y mucho más!

Beneficios de las prácticas de bienestar mente-cuerpo

Los estudios muestran que la práctica de la atención plena tiene beneficios físicos y mentales. Las personas con EP usan la meditación de atención plena para aliviar el dolor, minimizar el estrés, aumentar la concentración y mejorar el estado de ánimo.

Otras prácticas de bienestar cuerpo-mente probadas para reducir el estrés y aliviar muchos síntomas de Parkinson incluyen ejercicios como yoga y Tai Chi. Éstos pueden reducir la rigidez, aumentar la flexibilidad y la conciencia del movimiento y mejorar la alineación, la postura y la fuerza del tronco (core, en inglés)

La acupuntura, donde se colocan agujas finas en puntos específicos del cuerpo, también se usa a veces para aliviar el dolor de la enfermedad de Parkinson. Es importante trabajar con un profesional calificado y capacitado. Los practicantes de la reflexología, otra técnica mente-cuerpo, manipulan áreas del cuerpo de una persona para aliviar el estrés y ayudar a la digestión. Al igual que con el ejercicio, la eficacia de estas terapias complementarias requiere una práctica habitual.

Dar sentido a los suplementos: avance con precaución

A pesar del deseo de incorporar estrategias suplementarias para vivir bien, la investigación muestra que más de la mitad de los estadounidenses que usan terapias complementarias no consultan a sus médicos antes o durante su uso. Una conversación abierta con su proveedor de atención médica puede revelar efectos secundarios potencialmente graves, prevenir las interacciones con medicamentos recetados y garantizar resultados óptimos.

Los medicamentos recetados pasan por rigurosos procesos de aprobación por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para monitorear y registrar los posibles efectos adversos. Sin embargo, las terapias alternativas como los suplementos nutricionales son reguladas por la FDA como alimentos, en lugar de medicamentos. Aunque algunas compañías utilizan la verificación de terceros para seleccionar los suplementos que venden, los ingredientes y las dosificaciones en los suplementos vitamínicos herbales y dietéticos de venta libre pueden variar grandemente. Asegúrese de buscar una fuente de calidad.

Gran parte de la ciencia en torno a los suplementos nutricionales, las hierbas y los productos botánicos es limitada y no concluyente. Aunque algunas sustancias son prometedoras, se necesitan más estudios.

Las vitaminas y los suplementos estudiados para la terapia complementaria en personas con EP incluyen:

  • Vitamina C – Antioxidantes que pueden proteger las células cerebrales.
  • Coenzima Q10 – Se ha demostrado que las dosis de hasta 2,400 mg diarios son seguras y bien toleradas, pero actualmente no hay evidencia de beneficios clínicos. Este suplemento interactúa con anticoagulantes y aspirina. Puede promover la coagulación de la sangre y bajar la presión arterial.
  • Creatina – Mientras que los estudios actualmente no muestran ningún efecto en la progresión de la enfermedad de Parkinson o en los síntomas, este suplemento podría mejorar el estado de ánimo.
  • Vitamina E – Un estudio muestra que esta vitamina no pudo detener el progreso del Parkinson. Puede aumentar el riesgo de sangrado e interactuar con anticoagulantes y aspirina.
  • Glutatión – estudiado en formulaciones orales, inyectadas e intranasales sin mostrar beneficio en la EP.
  • Ácidos grasos omega-3 – 1,000 mg de aceite de linaza y 400 UI de vitamina E pueden disminuir los marcadores inflamatorios y mejorar la función motora. Sin embargo, puede causar efectos secundarios gastrointestinales y neurológicos.
  • Los estudios de la CDP-colina (difosfato de citidina) muestran que tomar 400 mg tres veces al día puede reducir la dosis de levodopa.
  • Los estudios de fosfatidilcolina muestran que el uso de 100 mg tres veces al día puede mejorar el estado de ánimo y la función motora, pero puede interactuar con otros medicamentos.
  • El resveratrol puede interactuar con la aspirina, los diluyentes sanguíneos y los anticoagulantes. También puede causar una actividad estrogénica leve.
  • El betacaroteno puede causar pigmentación de la piel.
  • La vitamina A puede causar náuseas, mareos y dolores de cabeza.
  • La vitamina B3/Niacina puede provocar enrojecimiento facial y hormigueo.
  • La vitamina D3 puede disminuir el efecto de las estatinas y elevar el nivel de calcio en la sangre cuando se toma con ciertos diuréticos.

Las hierbas y los productos botánicos investigados para determinar su eficacia en la EP son:

  • Ácido gálico
  • Ginseng
  • Gingko biloba – mostró causar dolor de cabeza, malestar estomacal, palpitaciones y estreñimiento y puede interactuar con muchos medicamentos, incluyendo anticoagulantes.
  • Curcumina, que puede causar náuseas o diarrea.
  • Los tés verde, negro y oolong (camellia sinensis) pueden causar pérdida de peso, náuseas, erupción cutánea, nerviosismo o toxicidad hepática.
  • Epigalocatequina-3-galato (EGCG), puede causar mareos y bajo nivel de azúcar en la sangre.
  • Melena de león (Hericium erinaceus), puede aumentar el sangrado e interactuar con los anticoagulantes.
  • El cardo mariano puede causar hinchazón abdominal, diarrea y pérdida del apetito. También puede disminuir el azúcar en la sangre en personas con diabetes.
  • La quercetina puede causar dolor de cabeza y náuseas.
  • La vincamina puede causar presión arterial baja, sedación y latidos cardíacos irregulares.
  • El trébol rojo puede causar dolor de cabeza, náuseas o dolores musculares o efectos similares a los estrógenos, incluyendo hinchazón, aumento de peso o pechos sensibles.

Los suplementos nutricionales potencialmente útiles para el Parkinson incluyen:

  • Melatonina, que puede aliviar el insomnio de inicio del sueño y la representación de los sueños.
  • Manzanilla o flor de la pasión/pasiflora – para promover el sueño y aliviar la ansiedad.
  • La raíz valeriana también podría promover el sueño, pero algunas personas pueden experimentar dolor de cabeza, malestar estomacal y niebla mental.
  • Jengibre, que puede ayudar a la indigestión, pero puede causar acidez estomacal y diarrea. El aceite de menta también puede ayudar a la indigestión.
  • la linaza o el aceite de linaza, que podría aliviar el estreñimiento.
  • Extracto de arándano rojo – puede reducir el riesgo de infecciones recurrentes del tracto urinario.

Mucuna Pruriens (frijol terciopelo)

Las semillas de mucuna pruriens, una legumbre que se encuentra en áreas tropicales y subtropicales, contienen levodopa, el tratamiento más poderoso para la EP. La mucuna ha sido utilizada en medicina tradicional durante milenios por una serie de condiciones médicas. Se cree que tiene propiedades antiinflamatorias y puede beneficiar en casos de diabetes.

También podría funcionar como un antidepresivo y ha sido documentado en textos antiguos para ayudar a lo que suena como Parkinson. Algunos estudios comparan esta legumbre con la levodopa tradicional; sin embargo, se necesita más investigación para explorar su seguridad y efectos secundarios a largo plazo.

Cannabinoides

Los cannabinoides son un grupo de cientos de sustancias que se encuentran en la planta de cannabis sativa, conocida cuando se seca como marihuana. Hay más de 100 cannabinoides conocidos.

El tetrahidrocannabinol (THC) es conocido por sus efectos eufóricos psicoactivos. El cannabidiol (CBD), otro psicoactivo, está asociado con efectos calmantes.

La marihuana medicinal actualmente está legalizada en más de 30 estados, mientras que la marihuana recreativa es legal en 15 estados. Estudios pequeños han demostrado que el cannabis podría aliviar algunos síntomas de la enfermedad de Parkinson, como ansiedad, trastornos del sueño, dolor o problemas gastrointestinales, pero se necesitan más investigaciones para determinar si existe algún beneficio médico.

Los problemas de seguridad del uso incluyen interacciones potenciales con medicamentos, absorción retardada y efectos de los comestibles, así como peligro de lesiones pulmonares por vaping. Los efectos secundarios también pueden incluir presión arterial baja, fatiga, mareos, cambios de humor o cognitivos, cambios en el equilibrio, alucinaciones y cambios de peso.

La falta de control de calidad entre los productos también tiene sus riesgos. Ningún organismo del gobierno regula la calidad de los cannabinoides o la precisión del etiquetado. Los productos pueden estar contaminados con microorganismos, pesticidas u otras sustancias. Al igual que los suplementos nutricionales, los estudios muestran que el contenido de cannabinoides difiere entre los fabricantes y se desvía de la etiqueta.

Explore la Declaración de consenso de la Parkinson's Foundation sobre el uso del cannabis medicinal para la enfermedad de Parkinson (2020) para obtener más orientación sobre la terapia con cannabis.

Mensajes clave

Las terapias complementarias a menudo se centran en tratar a toda la persona, en lugar de sólo los síntomas. Pueden inspirar un sentido de bienestar o empoderamiento. Algunas terapias incluso han demostrado ser prometedoras en los estudios de Parkinson, pero la investigación todavía se encuentra en las etapas iniciales.

Hable con su equipo de atención sobre los pros y los contras de cualquier terapia complementaria antes de comenzar. Cuando incorpore terapias complementarias, sólo cambie una cosa a la vez. Supervise su progreso. Los cambios notorios pueden llevar tiempo; considere desde unas cuantas semanas hasta un mes.

Explore la organización científica sin fines de lucro U.S. Pharmacopeia (USP) para descubrir a los fabricantes de suplementos que participan en el programa de verificación de suplementos dietéticos de USP. ConsumerLab.com también prueba de forma independiente vitaminas y suplementos nutricionales para determinar la calidad y la precisión del etiquetado.

¿Desea ampliar su bienestar desde casa? La Parkinson's Foundation tiene todo lo que usted necesita para vivir mejor hoy. Acompáñenos semanalmente en EP Salud en Casa - PD Health @ Home.

Back to Top