Protección de la piel

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden afectar la piel. Las personas con enfermedad de Parkinson tienen mayor riesgo de desarrollar melanoma, un tipo de cáncer de piel relacionado con la exposición al sol. La persona con enfermedad de Parkinson puede tener mayores dificultades para cambiar de posición, lo que puede causar lesiones en la piel. Tenga en cuenta estas recomendaciones para proteger la piel.

  • Evite el sol fuerte del mediodía y busque estar a la sombra cuando salga al aire libre. Asegúrese de que la persona con Parkinson utilice protector solar, un sombrero y gafas de sol.
  • Ayude a su ser querido a cambiar de posición cada dos horas. Si su ser querido está en una silla de ruedas, colóquele un almohadón para disminuir el riesgo de úlceras por presión. Consulte con un terapeuta ocupacional o de rehabilitación para asegurarse de estar utilizando los almohadones adecuados.
  • Revise la piel regularmente en busca de enrojecimiento, ampollas y/o úlceras abiertas. Informe inmediatamente cualquier cambio a un miembro del equipo médico.
  • Evite que la piel esté en contacto con el revestimiento de plástico y las cintas de los productos para la incontinencia; pueden irritar la piel.
  • Utilice una loción para evitar la sequedad.
  • Considere utilizar un revestimiento de colchón tipo huevera o de presión alternada para reducir los puntos de presión.
Date

mail icon

Subscribe here to get the latest news on treatments, research and other updates.