Manejo del dolo

El dolor puede ser un síntoma de enfermedad de Parkinson, y puede deberse a muchas causas. Las quejas por el dolor se deben discutir con el médico. La mayoría de las personas pueden tomar analgésicos de venta libre de manera segura para reducir el dolor. Pregúntele al médico qué calmante es el mejor para la situación de su ser querido.

  • Utilice compresas calientes para controlar el dolor. Evite utilizar almohadillas térmicas eléctricas, ya que pueden causar quemaduras con el uso prolongado. Las vendas calientes activadas con aire o para calentar en el microondas son una fuente de calor más segura.
  • Utilice compresas de hielo después de lesiones agudas causadas por caídas u otros accidentes para reducir el dolor y la hinchazón.
  • Considere la posibilidad de realizar masajes para ayudar con la circulación y reducir el dolor muscular.
  • Incorpore almohadones según sea necesario para mejorar la comodidad y el apoyo. Evite utilizar demasiados almohadones, ya que contribuyen a una postura flexionada.
  • Tenga en cuenta que el aumento en la deambulación, la agitación o el llanto inexplicable en una persona con demencia podrían ser una señal de dolor.
  • Consulte a un fisioterapeuta para que realice una evaluación específica del dolor y realice recomendaciones adicionales.
  • Obtenga una derivación a cuidados paliativos. El cuidado paliativo se centra en brindar alivio de los síntomas para mejorar la calidad de vida. Es oportuno en cualquier etapa de la enfermedad de Parkinson (desde el diagnóstico hasta la etapa avanzada de la enfermedad). No significa retirar el tratamiento.

 

Date

mail icon

Subscribe here to get the latest news on treatments, research and other updates.