Cambios en el pensamiento y demencia

En las personas con enfermedad de Parkinson se puede presentar una amplia gama de cambios en el pensamiento y la memoria, incluidos procesos de pensamiento lento, olvido, confusión sobre las tareas de rutina, falta de juicio, comportamientos compulsivos, paranoia, ansiedad y cambios de la personalidad.

Algunas personas con enfermedad de Parkinson en etapa avanzada experimentan cambios más profundos en el pensamiento (demencia). Es importante reconocer y adaptarse a esos cambios, por más que puedan ser frustrantes y alarmantes tanto para la persona con Parkinson como para su familia. Informe rápidamente cualquier cambio nuevo o repentino en el pensamiento o comportamiento al equipo de atención médica.

Consejos generales

  • Una sonrisa y modales amables pueden invitar a la colaboración.
  • Hable al nivel de los ojos y mantenga contacto visual.
  • Utilice las mismas indicaciones verbales cada vez que dé instrucciones. Enseñe estas indicaciones verbales a todas las personas que brinden atención.
  • No deje sola a una persona con cambios en el pensamiento o demencia. La falta de juicio y/o los comportamientos compulsivos pueden crear una situación peligrosa.
  • Intente recurrir al humor para disipar una situación estresante, pero evite usar humor negro o comentarios sarcásticos, que se pueden malinterpretar.

Pensamiento lento

  • Realice una pregunta por vez.
  • Dé a la persona con Parkinson tiempo para responder a una pregunta antes de dar por sentado que no le importa responder. Pruebe a contar hasta 10 antes de volver a realizar la pregunta.
  • Realice preguntas con dos opciones en lugar de preguntas abiertas. Por ejemplo, en lugar de preguntar: “¿Qué deseas ponerte hoy?”, pregunte: “¿Deseas ponerte la camisa roja o la azul?”.
  • Intente dar indicaciones de una o dos palabras si la persona con Parkinson tiene dificultades para encontrar una palabra o si pierde el hilo del pensamiento.
  • Utilice frases cortas y simples para dar indicaciones verbales. Evite usar demasiadas palabras al dar instrucciones.

Para obtener más información, solicite una copia gratuita de nuestro libro Cognition: A Mind Guide to Parkinson’s (Cognición: una guía mental a la enfermedad de Parkinson) llamando a nuestra línea de ayuda al 1-800-4PD-INFO (473-4636).

Alucinaciones

Las alucinaciones se pueden presentar con la progresión de la enfermedad o como un efecto secundario de los medicamentos contra el Parkinson.

El término “alucinación” significa que alguien ve, escucha o siente algo que no está físicamente presente. No es un sueño o una pesadilla, sino que sucede cuando la persona está despierta en cualquier momento del día o la noche. Las alucinaciones pueden ser molestas o atemorizantes y se deben informar al equipo médico.

  • Reconozca lo que está sintiendo su ser querido. Está bien decir que entiende que la persona ve algo, pero que usted no lo ve.
  • Intente no discutir con la persona con Parkinson.
  • Asegúrese de que todos los medicamentos recetados para las alucinaciones sean “antipsicóticos atípicos” (que no bloqueen la dopamina). Revise el kit Aware in Care (Atentos a la atención) para obtener información específica. (Solicite su kit gratuito y descargue los recursos en línea desde Parkinson.org/Awareincare).

Cambios en el comportamiento y la personalidad

La persona con Parkinson puede experimentar cambios en la personalidad, ponerse ansioso, malhumorado, irritable o agresivo, aunque no fuera así antes. Algunas personas desarrollan paranoia (desconfianza extrema o sospecha que no está basada en la realidad). En ocasiones, tal vez digan o hagan cosas que pueden ser dolorosas para usted como cuidador. Es extremadamente difícil entender y aceptar esta nueva persona. Esto puede hacerle sentir tristeza, estrés, ansiedad y depresión.

  • Intente evitar las confrontaciones. Por lo general, no sirve de nada intentar razonar o decirle a la persona con Parkinson que no está actuando bien.
  • Cambie de tema o distraiga a la persona con Parkinson con otra actividad. Puede ser útil recurrir a una actividad familiar que represente las experiencias del pasado de su ser querido. Por ejemplo, a un oficinista puede gustarle sentarse en un escritorio, ordenar papeles, utilizar una calculadora o realizar otras tareas que le recuerden su vida en el pasado.
  • Intente no enojarse o tomarse los cambios en la personalidad como algo personal. La persona con Parkinson no está actuando así a propósito.
  • Hable en tono tranquilizante.
  • Pregúntese qué es lo que puede estar causando este comportamiento. La persona puede tener hambre o sed, estar cansada o sentir dolor, frustración, soledad o aburrimiento.

Para obtener más información, solicite una copia gratuita de nuestro libro Psychosis: A Mind Guide to Parkinson’s (Cognición: una guía mental a la enfermedad de Parkinson) llamando a nuestra línea de ayuda al 1-800-4PD-INFO (473-4636).

mail icon

Subscribe here to get the latest news on treatments, research and other updates.